La técnica 8-8-8 es una manera fácil y efectiva que propone Sara Navarrete, psicóloga y escritora, para recuperar el balance de la vida. Esto significa que, si el día tiene 24 horas, debe dividirse en tres grupos de 8 horas, dedicando cada una de ellas a una parte fundamental de nuestras vidas, como son el trabajo, el ocio y el descanso.

Con esta técnica, la psicóloga recalca que vamos a trabajar menos, pero de forma más eficiente y dejando tiempo para recuperarnos. Veamos cómo deben repartirse estas 24 horas diarias:

8 horas de trabajo

La primera parte de esta técnica nos indica la cantidad de horas que debes trabajar. Según Navarrete, no debemos pasarnos ni un minuto de este tiempo. Por ello, debemos aprender a manejar las 8 horas para poder terminar todas las tareas laborables que tenemos pendientes en un día.

Aquí es donde entra en juego la regla 80/20, que significa que el 80% de los resultados debe venir de las actividades. De este modo, una técnica sería comenzar el día definiendo aquellas cosas que tenemos que hacer para poder alcanzar los resultados.

Hace poco tiempo, la Organización de Naciones Unidas (ONU) compartió unos datos alarmantes, en los que informaba que, trabajar más de 55 horas semanales durante un tiempo prolongado puede aumentar hasta un 35% el riesgo de fallecer por enfermedades cardiovasculares. La misma entidad señaló que anualmente esta situación afecta a unos 745.000 trabajadores.

Por ello, es importante aplicar esta técnica. Además, también debemos analizar la forma en la que trabajamos con tal de identificar las fortalezas, debilidades y áreas que debemos mejorar, para poder desarrollar mejores técnicas y estrategias de trabajo.

8 horas para dedicarte a ti mismo

Las siguientes 8 horas, que no tienen porque ir seguidas, son para dedicárnoslas a nosotros mismos. En este tiempo podemos realizar actividades que nos gustan, disfrutar de la vida social, de la familia, practicar ejercicio físico o trabajar para nosotros mismos. Por ejemplo, en este tiempo podemos apuntarnos a actividades que nos apetezcan como cursos de cocina, de idiomas, etc.

De este modo, de estas ocho horas tenemos que disfrutar de nosotros mismos, olvidándonos de las cargas laborales y dedicando tiempo a hacer aquello que más nos gusta.

Esta parte de la técnica 8-8-8 es la que nos ayudará a reducir el estrés y a tener más confianza en nosotros mismos para poder llegar a cumplir plenamente todas las tareas.

8 horas de sueño y descanso

Según los datos de un estudio que fue publicado en la revista Annals of Behavioral Medicine, dormir menos de seis horas diarias durante tres días consecutivos puede deteriorar en gran medida el bienestar físico y mental de una persona.

De este modo, los expertos indican que el tiempo de descanso no es negociable, por lo que es importante cumplirlo rigurosamente.

Los profesionales de la salud y el bienestar físico y mental aseguran que debemos dormir entre 7 y 8 horas diarias para gozar de una buena salud, para recuperarnos de las presiones del día, bajar los niveles de estrés y tener energía suficiente para afrontar día siguiente.

Una persona que duerme bien y está descansada tiene menos probabilidades de sufrir el síndrome de burnout, puede pensar con más claridad y rendir más en el trabajo con la motivación necesaria para afrontar cualquier reto.

Fuente: Mundo Deportivo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.